¡Nos hemos mudado!


 Puedes encontrarnos en:  


http://motorhistoria.com/


Gracias por vuestra fidelidad 

¡Os esperamos allí!

SEDAN Mustang


Volvemos de nuevo a Motor Historia, recuperando una de nuestras temáticas más interesantes, La Historia de la Automoción Española. Para esta ocasión traeremos la historia de la Sociedad Española de Automóviles Nacionales S.A., mas conocida como “SEDAN”, su historia aunque  corta guarda un gran interesante y otra nueva muestra del espíritu empresarial, que como de costumbre en este país se vería interrumpida falta de medios.
El Nombre de este proyecto no puede ser mas evocador que Mustang, aunque este nada tiene que ver con el mito que nacería paralelamente en uno de los grandes de “Motown”. Pero la coincidencia se quedaría tan solo en el nombre, pues el concepto no podría ser mas contrapuesto, puesto que no se trata de otra cosa que de una amplia berlina de 4 puertas y 5 pasajeros.

Nacional R.G.



Tras un tiempo de descanso, retomamos uno de nuestros apartados más interesantes el de la historia de la automoción patria, en este caso hablaremos de la Nacional R.G. cuya historia aunque efímera es sumamente interesante para el amante del automóvil nacional y es una muestra más del espíritu empresarial y el afán de superación reinante en la época, que de nuevo se vería truncada por la falta de medios.

Anuncio de época.
Para comprender la bien la historia del Nacional R.G., tenemos que remontarnos los orígenes de un fundador, Don Ramón Girona Guillaume, que había nacido en Viñuelas, en la localidad de Pinar del Río, en Cuba. Durante toda su vida se caracterizó por ser un hombre innovador y emprendedor, durante su estancia en Francia se diplomaría como ingeniero por la Escuela de Electricidad mecánica e Industrial de París. La mayor parte de su vida laboral la pasaría en Francia, donde llegaría a trabajar en firmas tan prestigiosas como Farman, una firma pionera en la aviación, pero también fuertemente ligada al automóvil durante el periodo de entreguerras. Seria en el periodo de ocho años de estancia en la firma francesa, donde Don Ramón Girona aprendería gran parte de sus conocimientos y su amor por el automovilismo y la aviación.