La Historia de Monteverdi


Hoy os traigo, la historia de uno de esos pequeños y casi desconocidos fabricantes de automóviles para la mayoría de los aficionados. La historia de estos deportivos, se iniciaría en un país poco dado al automovilismo como es Suiza pero nacida por el apasionado que sentía Peter Monteverdi por el automóvil. Monteverdi que nacería en la pequeña población suiza de Binninger, en el cantón de Basel, curiosamente  este mismo lugar vería nacer al gran campeón de tenis Roger Federer. Nacido un 7 de junio de 1934, desde pequeño mostraría una pasión por el automóvil, probablemente iniciada por su padre que poseía un taller de reparaciones. Durante su juventud trabajaría en la factoría Vevey de maquinaria agrícola, más tarde trabajaría durante cuatro años como aprendiz de mecánico en la fábrica de carruajes de Adolph Saurer. Sería con tan solo 17 años, cuando comenzaría a construir su primer automóvil denominado Monteverdi Special, que fue construido en el taller de su padre y que estaba construido tomando como base un destrozado Fiat 1100 de 1949. Para este automóvil diseñaría y construiría un nievo chasis que vestiría con una original carrocería Sport.

El primer Monteverdi, el Monteverdi Special.


Pero no comenzaría de una manera sería hasta 1956, cuando se hizo cargo del taller de reparaciones tras la muerte de su padre. Sería entonces cuando bajo el nombre de MBM (Monteverdi Binningen Motor) comenzó a diseñar y construir coches de carreras. Siendo sus primeros modelos, pequeños vehículos de competición, que se ganarían una excelente reputación que lo llevó a ser muy conocidos y muy populares en muchos países. Esta reputación como especialista en coches deportivos le ayudo a relanzar el negocio y conseguir la representación de marcas tan importantes como Lancia o Ferrari.

Un MBM Sport con mecanica OSCA.



Peter Monteverdi construyó sus monoplazas de carreras de Fórmula Junior, para 1960, con la ayuda del experto en motores DKW, Mantzel Dieter. El monoplaza fue diseñado con la posibilidad de montar un motor de 1,5 litros para que pudiese adaptarse a la normativa vigente en la Fórmula Uno. Para 1961, dos chasis de MBM fueron equipados por un motor cuatro cilindros bóxer de Porsche y que en un principio el mismo Peter Monteverdi utilizaría en carreras de subida, aunque posteriormente los coches fueron utilizados para el Gran Premio de Solitude de 1961, celebrada en el Solitudering cerca de Stuttgart. Siendo esta carrera no puntuable para el campeonato del mundo. Pero abandonaría la carrera debido a un fallo en el motor cuando se llevaban tan solo se llevaban celebradas dos vueltas. Este coche fue inscrito posteriormente en el Gran Premio de Alemania de ese mismo año, pero se vería implicado en un accidente, lo que provoco la retirada del proyecto de Fórmula 1 de Monteverdi. Con esto se acabaría la primera aventura de Monteverdi en la Fórmula 1, que pasaría el primer constructor suizo de Fórmula 1, aunque esta aventura le reportaría cierto reconocimiento internacional.   

El MBM con especificaciones de Fórmula 1.

Además de la fabricación de coches de carreras, también se añadieron a la producción un GT y otros coches deportivos, que fueron vendidos a entusiastas del motor por todo el Mundo. Estos automóviles serían presentados en diversas exposiciones y salones, donde cosechaban grandes éxitos de crítica y público. Debido a la ampliación de modelos para MBM, el local de MBM era demasiado pequeño para albergar el taller de reparaciones y la pequeña factoría de automóviles, por lo que fue necesario reubicar el negocio en un nuevo edificio, esto provocó que la producción se viera paralizada durante un tiempo. Seria para entonces cuando Monteverdi se convirtió entonces en una empresa con muchos empleados y se empezó a trabajar en el proyecto de un coche nuevo.


Un pequeño deportivo MBM.

A partir de 1966, la producción se concentró en exclusiva en la producción de automóvil de alta prestaciones, este ya se trataría del primer automóvil, que luciría el nombre de Monteverdi. Este automóvil, se trataría de un Coupé de altas prestaciones denominado 375S. El Monteverdi High Speed 375S fue presentado en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 1967 y se convirtió inmediatamente en un éxito. Estaba construido sobre un chasis de acero y vestido por una elegante carrocería de aluminio diseñada por el genial diseñador Pietro Frua. Este diseño era muy similar a otras creaciones de Frua, en particular al Maserati Mistral Coupé y el AC 428. Incluso se llegó a rumorear que los coches compartían algunos detalles como ventanas. El interior se distinguía por un lujoso interior, con unos acabados de los más altos estándares de calidad. Este coche estaba propulsado por un motor V8 Chrysler de 440c.i. 7,2 litros, que desarrollaba 375 CV (de acuerdo con las normas SAE). 

El Monteverdi High Speed 375S, en el día de su presentación. 

Desde 1968 hasta 1969, se construyeron once ejemplares hasta que la alianza con Frua se rompió. Poco antes de esta ruptura, Frua había construido dos Monteverdi Coupé 2+2 con una distancia entre ejes alargada. De estos dos, uno de ellos fue presentado como Monteverdi 375/L y el otro permaneció durante algunos años en Frua, hasta que en 1971, se modificó ligeramente y se vende a AC donde que lo presentó como un one-off del 428. Para 1969, Fissore realizo una actualización del Monteverdi High Speed 375. 

El prototipo del Monteverdi 375/L de 1968. 


Para 1970, Monteverdi presento el Monteverdi Hai 450 SS es una berlinetta de altas prestaciones, con la intención de mostrar al mundo que la ingeniería suiza podría mantenerse al mismo nivel de Lamborghini, Maserati y Ferrari. Su intención inicial había sido la de ser el sucesor del Monteverdi 375 más conocido como High Speed. El prototipo del Hai 450 SS hizo su debut en el Auto Show de Ginebra de 1970. Este deportivo presentado con un llamativo tono Purpura. El prototipo de 1970.Siendo un deportivos de motor central, equipado con un gran V8 Hemi de 426 pulgadas cúbicas de origen Chrysler. 

El prototipo original del Moteverdi Hai 450 SS 

El diseño de este deportivo, correría a cargo de Trevor Fiore, que trabajaba para el famoso carrocero italianos Fissore. Realizando un diseño atractivo, que era bajo y corto. Curiosamente por esa época Fissore, estaba trabajando en una propuesta de reemplazo del conocido Alpine A310 pero esta jamás llegaría a ver la luz, aunque probablemente influyó en el diseño del Hai. Cediendo unas líneas limpias y a la vez agresivo. El Hai pasaría a la historia como uno de los mejores diseños de Fiore. Posteriormente se realizaría una segunda unidad del Hai se realizó con una distancia entre ejes más larga y con pequeñas diferencias estéticas, tales como los tiradores de las puertas. Pero debido a las nuevas especificaciones este modelo pasaría a denominarse Monteverdi Hai 450 GTS. Para reflejar las diferencias, el coche original fue pintado de color rojo. A pesar de que Monteverdi se había previsto inicialmente para producir 49, pero la producción se detuvo después de tan solo dos ejemplares. Esto probablemente se deba a que el precio de venta era de 27.000$, mucho más alto que los Ferrari o Lamborghini de la época. Posteriormente en los años 90, Monteverdi realizaría dos réplicas actualmente reposan en el museo oficial.

El espectacular Monteverdi 450 GTS pintado con color rojo y negro.

Durante los años siguientes, el 375 sufrió diversas mejoras y modificaciones, como la distancia entre ejes, la potencia o versiones cabrías, hasta que finalmente fue rediseñado en 1972 que se mantuvo  hasta el cese de su producción. El 2+2 se convirtió en el modelo estándar, pero posteriormente se añadieron otras carrocerías. La primera versión, sería un Coupé con distancia entre ejes  recortada denominado Monteverdi 375/S y  con la misma distancia entre ejes, construyo  un descapotable, el Monteverdi 375/C. Tras esto llegaría una variante de cuatro puertas, el Monteverdi 375/4, que tenía una distancia entre ejes aumentada y que represento un cierto éxito con una treintena de unidades fueron construidas. Llegando incluso a realizar otras versiones sobre el mismo chasis que fueron los Monteverdi Berlinetta de 1974, con un frontal  totalmente rediseñado, que curiosamente montaba las luces traseras de un Triumph TR6 y otra variante convertible, conocida como Monteverdi Palm Beach, que pasaría por ser uno de los Monteverdi más raro, con tan sólo dos unidades construidas. Debido a que el Monteverdi High Speed fue un éxito que provocó que de nuevo, se hacía necesario ampliar el negocio y la producción se tuvo que trasladada a una nueva fábrica.

El impresionante Monteverdi 375/4.

A partir de 1976, Monteverdi cesó la producción de automóviles deportivo para concentrarse sobre todo en los vehículos todo terreno. El primer modelo fue el Monteverdi Sahara. Pero este no fue un desarrollo de Monteverdi, pues se utilizó como base el International Harvester Scout, al que le cambió la parrilla y se mejoró el interior con materiales de mejor calidad. El segundo modelo, el Monteverdi Sahara un modelo de las mismas características, para ello se volvió a utilizar el International Harvester Scout, pero esta vez la mayor parte de la carrocería fue rediseñado una vez más diseñada por el afamado carrocero Fissore. Pero además de esto, el Sahara además de V8 5.7 litros del Scout, se ofrecía como opción para instalar un V8 de 440  Ci de origen Chrysler. El coche tenía una buena imagen y una buena calidad, logrando unas buenas ventas en Europa, aunque la mayor parte de la producción  se vendería en Oriente Medio. Entre 1980 y 1982, Monteverdi también produjo una versión de 4 puertas de Range Rover.

El todopoderoso Monteverdi Sahara, basado en el International.

En cuanto a la producción de coches de carretera se refiere, en 1977 se presentó el Monteverdi Sierra, que era un sedán con un motor V8 de 5.2 litros. Que fue desarrollado utilizando la base del Plymouth Volaré, aunque la carrocería fue ligeramente modificada de nuevo por Fissore, que realizo un gran trabajo y con esas modificaciones, el coche parecía muy europeo, con evidentes similitudes con el Fiat 130, los guardabarros, los parachoques, la parrilla y algunas partes más pequeñas se modificaron, incluso tomando partes de coches de gran serie como los faros que fueron tomados de un Fiat 125 o las luces traseras que eran de un Renault 12, manteniendo el resto del coche sin cambio. El Monteverdi Sierra pronto fue se vio acompañado por un convertible de dos puertas basado en Dodge Diplomat Coupé y del que tan sólo se produjeron dos unidades. Por último, Monteverdi también desarrollo una versión Station Wagon sobre base de un Plymouth, de este modelo solo se produjo una unidad que jamás se llegó a vender. 

El Monteverdi Sierra, un Plymouth vestido con traje europeo.

Al terminar la producción del Plymouth Volaré en 1980, Monteverdi eligió otro coche para convertir. Esta vez, fue el nuevo Mercedes Clase S (W 126).  Este modelo fue denominado Monteverdi Tiara, su parte frontal tiene una parrilla cromada  con cuatro faros circulares similares a un Alfa Romeo Alfetta, mientras que las luces traseras eran de un Peugeot 505. Tras este modelo, la producción de coches en Basilea terminó y a  pesar de que posteriormente se planificara la producción de diversos nuevos modelos, y de que en algunos casos se llegaran a construir los prototipos, ninguno de ellos entró en producción, por lo que 1982 significó el final de Monteverdi como fabricante de automóviles.

El Monteverdi Tiara, un Mercedes Clase S disfrazado.

Tras esto, a principios de los años 90, Monteverdi volvería a sus raíces con la adquisición de la escudaría Onyx de Fórmula 1, que paso a denominarse Monteverdi-Onyx para la temporada 1990. Donde sobrevivió sólo hasta la décima carrera de esa temporada donde se abandonaría definitivamente el proyecto en gran medida al bajo presupuesto del que se disponía para poder desarrollar un automóvil competitivo. 

El Monteverdi-Onyx de F1 que compitió en 1990.

Tras el fracaso del equipo de F1, en 1992 llegaría el último intento por parte de Monteverdi para volver a la  escena mundial como fabricante de automóviles, con el Monteverdi Hai 650 F1 que no lograría el éxito deseado y no pasaría de la fase de prototipo y tan solo se producirían 2 unidades, que jamás pisarían la calle ya que ambos terminaron en el Museo de Monteverdi en Basilea. Tras este último el fracaso Peter Monteverdi moriría en 1998, terminando así la historia de este pequeño constructor, que debido a su pasión por el automóvil lo llevaría a forma parte de la historia del automóvil, legándonos sus criaturas a todos los apasionados del automóvil.

El impactante Monteverdi Hai 650 F1 de 1992. 
- Un Cordial Saludo 
       ID2007

3 comentarios:

  1. me he fijado que hay una foto de audrey hepburn en el blog, acaso ha hecho algo relacionado con el mundo del motor? o la has puesto por su pura belleza?me gusta tu blog, he aprendido mucho!

    ResponderEliminar
  2. Pues no tiene demasiada relación, simplemente es una oda a la belleza. Acaso hay algo mejor que un bello automóvil y una hermosa mujer con quien compartirlo¿?

    ResponderEliminar
  3. muy interesante.
    conocía al high speed y al 450 hai pero no al resto de la historia.
    lo que he sabido del 450 hai es que -según dicen- tenía demasiada potencia en un chasis poco desarrollado, lo cual resultaba en un auto muy difícil de manejar, inestable e impredecible a la hora de doblar.

    ResponderEliminar