La Historia de De Tomaso


Hoy quiero dejar la historia de un pequeño fabricante de deportivos Italianos con motor V8 americano, esta historia es relatada de manera más breve que otras que he dejado para que no se haga muy tediosa de leer. Espero que os guste.

Alejandro De Tomaso pilotando un OSCA 1500


Alejandro de Tomaso nació en Buenos Aires el 10 de julio de 1928, en el seno de una familia noble. Su madre pertenecía a una de las dinastías más ricas de Argentina, mientras que su padre era un político de renombre. Precisamente fue su primera pasión y le trajo varios problemas con el régimen peronista; por esta razón, en 1955, decidió abandonar Argentina e irse a Italia, donde descubriría su pasión por las carreras automovilísticas y os motores.



Alejandro De Tomaso posando en su fabrica


Su primer equipo fue Maserati, donde corrió como piloto desde 1955 hasta 1959. Este último año, Alejandro decidió abrir su escudería para construir sus propios vehículos de carreras: nacieron así los talleres De Tomaso de Modena. A principios de los setenta, el nombre De Tomaso firmaba una serie de vehículos de Formula Junior y de categoría Sport: los motores eran Osca, una filial de la familia Maserati, que, sin embargo, entre 1962 y 1963, entro en crisis y paso a pertenecer a MV Augusta. Alejandro encontró un nuevo socio en Ford, que le suministraba un 4 cilindros de casi 1.500cc destinado a la motorización del primer De Tomaso para carretera, el Vallelunga, una especie de vía intermedia entre un gran turismo y un coche de carreras.

El primer De Tomaso, el Vallelunga

En los siguientes tres años, se presentaron varios prototipos de competición, mientras que, en 1966, llego el primer vehículo de leyenda, el Mangusta. Diseñado por Giorgetto Giugiaro, con un motor Ford de 4,7 litros y 306 cv, el vehículo alcanzaba los 250 Km/h. El éxito del Mangusta empujo a De Tomaso a crecer, adquiriendo la propiedad de las carrocerías Ghia y Vignale, mientras Ford acaparo el 80% de las acciones del grupo, adquiriendo también los derechos de distribución en Norteamerica, a través de la red Lincoln-Mercury

Un espectacular De Tomaso Mangusta

En aquellos años, llego también el verdadero monumento de De Tomaso, el Pantera, del cual, se vendieron cerca de 5.000 unidades. El pantera supero también el paso de las modas gracias al rediseño que efectuó a principios de los noventa Marcello Gandini, el artífice de otras obras maestras estéticas,  en esa misma época diseño el Lamborghini Diablo o el Maserati Shamal y Ghibli. Cuando, en 1995, la producción ceso definitivamente, se habían vendido 9.200 unidades del modelo Pantera.

La trasera del Pantera que es el autentica estrella en la historia de De Tomaso

En 1970, De Tomaso debuto en Formula 1 con un vehículo nacido de la colaboración con Frank Williams, el diseño del chasis corrió a cargo de Gian Paolo Dallara, pero esta colaboración, no duro mucho tiempo. El coche  inicialmente no fue competitivo, no terminando las cuatro primeras carreras del año. En la quinta, el Gran Premio de Holanda, el De Tomaso 505/38 volcó y se incendió, causando la muerte del conductor Piers Courage . El equipo perseveró, primero con Brian Redman, a continuación, Tim Schenken . Sin embargo, sin resultados, la asociación se disolvió al final de la temporada.

En 1971, estaba listo el Deauville, el primer cuatro puertas de De Tomaso, pero no estaba pensado para luchar con las berlinas de Mercedes y de Jaguar.  El Deauville estaba basado sobre la base mecánica del Pantera pero con un motor delantero. Del diseño de la  carrocería se encargo la prestigiosa Ghia, y las líneas salieron del lápiz de Tom Tjaarda, pero no era una buena época, la crisis del petróleo y sus consecuencias en el sector automovilístico frenaron el entusiasmo de los mercados acabó por no tener el éxito que se merecía. 

Las bonitas lineas de esta berlina que no tuvo éxito

En 1972, De Tomaso adquirió el control de Benelli y al año siguiente, recupero el control de su empresa, que estaba en manos de Ford y dejo a los americanos el control de los carroceros Ghia y Vignale. De Tomaso también hizo su introducción en el mundo de los coupé de lujo con el Longchamp, que estaba basado en el de Deauville. Mecánicamente este era esencialmente el mismo coche que el Deauville, su utilizó una versión ligeramente acortada del chasis del Longchamp y tenía el  mismo motor Ford V8, el diseño de este coupé se baso en el Lancia Marica que había realizado Ghia y que también había sido diseñado por el genial Tom Tjaada. La producción del Longchamp, fue muy escaso ya que hasta 1989 solo se produjeron 409 unidades de este bonito coupé Fue en periodo de gran crecimiento, que vio a De Tomaso ir contracorriente con respecto a la desfavorable coyuntura económica con adquisiciones importantes como la de Maserati e Innocenti, Paradójicamente su crisis llegaria en los años ochenta, donde la marca no conseguiría unas ventas relevantes, solo el renovado Pantera, con versiones como la GTS seria el estandarte de la De Tomaso de los años ochenta.

El gran coupé de De Tomaso, el Longchamp diseñado por Ghia

En 1993, Alejandro De Tomaso, golpeado por un ictus, tuvo que reducir su presencia en la dirección de la empresa y poco a poco, las grandes marcas adquiridas durante el curso del tiempo, incluida Maserati, pasaron a manos de FIAT. El 21 de mayo de 2003, la muerte acabó con la leyenda del industrial argentino que fue a Italia para buscar éxito. A partir de la muerte de su fundador la marca seguiría dando tumbos, con el Guará que es el ultimo  De Tomaso producido  y fue construido a trancas y barrancas desde 1993 hasta el 2003, hasta el día de hoy donde parece que hay un plan para hacer una nueva y renacida De Tomaso, el tiempo dirá si da sus frutos y volvemos a ver estos purasangre por las carreteras del mundo.


La ultima criatura fabricada por De Tomaso, al menos de momento

- Un Cordial Saludo
      ID2007

No hay comentarios: