Guy Ligier




A lo largo de la historia del automóvil, ha habido una serie de importantes personajes que marcaron de un modo u otro el mundo del automóvil. Este es el caso de Guy Camille Ligier, nacido el 12 de julio de 1930 en Vichy, Francia. Su infancia no sería sencilla, quedándose huérfano a la temprana edad de 7 años, durante su juventud comenzaría como aprendiz de carnicero, ahorrando hasta el último franco para comprar una excavadora y poder fundar su propia empresa de obras públicas, esta sería una autentica muestra de su tenacidad y espíritu de superación .


Durante esos años, también desarrollaría su faceta deportista y logrando asi sus primeros éxitos deportivos, primero proclamándose campeón de Francia de remo, con tan solo 17 años.  Lo compaginaba con el Rugby, deporte en el cual también sobresaldría llegando incluso a ser internacional con Francia. Durante estos mismos años comenzaría a interesarse también por los deportes del motor, como otros muchos pilotos de la época comenzaría su andadura en carreras de motocicletas, llegando a proclamarse en 1949 campeón de Francia de 500 cc.

Su salto al mundo de las cuatro ruedas, seria en 1963 donde comenzaría a correr en la Formula 2 de 1964, aunque no sería hasta la siguiente temporada en la que pudo sumar sus primeros puntos al lograr una meritoria quinta posición en el Autódromo de Pergusa. En 1964, comenzaría su andadura en el mundo de la resistencia, participando por primera vez, en la mítica prueba de las 24 Horas de Le Mans, esta primera participación a los mandos de un Porsche 904/4 GTS junto a Robert Buchet, logrando la victoria en la categoría de GT asi como una nada despreciable séptima posición. En 1965, comenzaría su andadura en el Ford GT-40, logrando diferente victoria en algunas pruebas de esa temporada como seria las obtenidas en Magny-Cours o en el Gran Premio d'Albi, aunque en el plato fuerte de la temporada las 24 Horas de Le Mans, donde acompañado por el ilustre Maurice Trintignant; se saldarían con un frustrante abandono, resultado que volvería el siguiente año esta vez acompañado por Bob Grossman.


Entre 1966 y 1967, participaría con un cierto éxito internacional en las carreras de resistencia,, destacando entre ellos varias éxitos  al volante de un Ford GT40, la primera de ellas, seria en los 1.000 kilómetros de Nürburgring, donde obtendría una victoria en su categoría además de una quinta posición en la general acompaño de su inseparable amigo Jo Schlesser. La segunda de ellas sería la obtenida en los 1.000 kilómetros de Monza de 1967, logrando la victoria en su categoría (<2 litros), así como una meritoria sexta plaza en la general, de nuevo acompaño por Jo Schlesser. Destaca también la victoria obtenida en las 12 horas de Reims de 1967, donde lograría llevar a la meta de nuevo al Ford GT40, como no acompañado de Schlesser.


Esa misma temporada debutaría en el Mundial de Fórmula 1, siendo su primera carrera en el mítico circuito de  Mónaco, al volante de un Cooper-Maserati privado, aunque este debut no obtendría los resultados esperados. Aquel curso, Ligier terminó las cinco carreras en las que participó, aunque muy lejos de los primeros. Su siguiente temporada en la Fórmula 1, comenzaría con la disputa de los grandes premios de Bélgica y Francia con un Cooper-Maserati privado, sin obtener unos resultados demasiado alentadores. En las posteriores carreras de la temporada las realizaría al volante de un más moderno Brabham BT20 de nuevo privado. Con este automóvil disputaría otros 6 grandes premios aunque lamentablemente tan solo lograr 5 salidas, puesto que no llegaría a disputar el Gran Premio de Canadá de esa temporada. 

A lo largo de sus dos temporadas en Fórmula 1, participaría en un total de 13 grandes premios, resumiéndose su palmarés en la máxima categoría a un punto, logrado en el mítico infierno de Nürburgring, lugar donde tuvo el Gran Premio de Alemania donde terminaría en una meritoria octava posición.

Para la temporada de 1968, tanto Guy Ligier como Jo Schlesser habían comprado sendos McLaren de Formula 2, pero el destino le deparaba otro camino diferente al trazado por los dos amigos, puesto que, unos hechos marcaria definitivamente y para siempre la vida de Guy Ligier, estos hechos serian los acecidos en el Gran Premio de Francia de 1968, cuando su íntimo amigo Jo Schlesser fallecería de un fatídico accidente al volante del todavía experimental Honda RA302, trascurrido en la segunda vuelta, cuando Schlesser perdería el control en la curva “Des Six Frères” chocaría contra la barrera y en el momento comenzaría a arder el chasis de magnesio así como el combustible para las restantes 68 vueltas  del gran premio. Esta traumática noticia deja desolado a Guy Ligier, que decide poner fin a su carrera como piloto, aunque posteriormente y de manera esporádica realizaría alguna pequeña incursión de nuevo en el mundo de las carreras.

Tras colgar el casco, decide emprender una nueva aventura y decide que ya era hora de recuperar su viejo sueño de crear su propio automóvil, este sueño comezaria a materializarse en el Salon del automóvil de Paris de 1969, donde se mostraría al mundo su primera criatura, el Ligier JS1, su nombre JS, es un homenaje póstumo a su querido amigo Jo Schlesser, del cual toma sus iníciales. Este pequeño deportivo de motor central y atractivo diseño con motor Ford.

Entre 1971 y 1977, Ligier produciría sobre unas 150 unidades  de su segundo modelo, el Ligier  JS2. Este era un deportivo, que recibiría grandes alabanzas debido a que estaba muy bien diseñado, propulsado por un motor Maserati V6 y más tarde por un motor Citroën SM. Ambos producidos en la fábrica de Ligier en Vichy. En 1973, y debido a la crisis energética, las ventas del JS2 disminuyeron drásticamente, y Ligier tuvo que disminuir la producción de sus automóviles deportivos, no obstante el JS2 se seguiría fabricando aunque con mucha menos intensidad hasta 1977.


En 1974 compró Matra Sports y dos años después Ligier desembarcó en la categoría reina en 1976 tras la desaparición de la escudería Safir en la pretemporada. Ligier, era un monoplaza competitivo, equipado con un propuulsor Matra V12, obtendría su primera Pole Position en el Gran Premio de Italia de 1976 pero la primera victoria se haría esperar a la siguiente temporada cuando Jacques Laffite ganaría el Gran Premio de Suecia.

La escudería Ligier, simpre se caracterizaría por un color azul estandarte de los vehículos de competición de origen francés, así como por los grandes pilotos del mismo, destacando pilotos de la talla de Jacques Laffite, Patrick Depailler, René Arnoux, Didier Pironi, Oliver Panis, aunque también tuvo pilotos de otras nacionalidades como Andrea de Cesaris, Johnny Herbert o el mismísimo Jacky Ickx, entre otros.

En 1992, Guy Ligier dejaría la escudería, para posteriormente ser vendida en 1996 a Alain Prost, que la rebautizaría como Prost GP. A lo largo de los vente años que compitió en la Formula 1, lograría un total de nueve poles position, nueve victorias, así como el subcampeonato del mundial de constructores de 1980.

Guy Ligier fallecería el 23 de agosto de 2015 a los 85 años de edad tras una vida entera dedicada al deporte, primero como jugador de la selección francesa de rugby, luego como piloto de Fórmula 1 y en última instancia director de una escudería de Fórmula 1.


- Un Cordial Saludo. 

     Motor Historia.

No hay comentarios: