Colin Chapman



Uno de los grandes personajes de la historia del automóvil, fue el polifacético, Anthony Colin Bruce Chapman, que además de ser ingeniero y el fundador de la conocida marca británica Lotus, también fue un piloto avezado de competición además de un entusiasta de la aviación. Su gran característica como ingeniero fue aprovechar al máximo todas las posibilidades de el reglamento le permitía, además de una incansable lucha contra eliminar todo el peso innecesario, a veces incluso a costa de crear automóviles demasiado frágiles y con tendencia a sufrir averías durante las competiciones que disputaban. Aunque esta idea no era suya, Chapman supo llevar este concepto hasta el extremo, lo cual, unido al ingenio del mismo para idear y llevar a la practica soluciones innovadoras y eficaces, lo cual seria su impronta personal a lo largo de toda su vida.


Anthony Colin Bruce Chapman nació el 9 de Mayo de 1928 en el Railway Hotel de Hornsey en Londres, el cual era regentado por su padre. Desde su más tierna infancia sintió una especial atracción tanto por los automóviles como por los aviones. Lo que lo llevaría a estudiar ingeniería de estructuras en la University College de Londres y a unirse en al University of London Air Squadron donde aprendería a pilotar un avión. Pasando en 1948, a formar parte de la RAF (Royal Air Force) en la cual permaneció durante un corto periodo de tiempo, aunque Colin Chapman habría deseado ser uno de aquellos heroicos pilotos de guerra, en su momento no tendía la edad suficiente para ello. Años después pudo volar todo lo que quiso con avioneta Piper Aztez de su propiedad. 

Quizás una de sus facetas más importantes y a la postre definitiva para crear Lotus, sería la de piloto de carreras. Movido por su pasión por las carreras y sus ansias por competir, le llevaría a crear en 1948 sus primeros automóviles a pesar de su falta de medios, estos automóviles los construía en los ratos libres que no estaba vendiendo coches usados o trabajando para la British Aluminium Company. El primero de ellos sería el Lotus Mk-I. Este automóvil creado sobre la base de un viejo Austin Seven de 1930, del cual tan solo se se conservaron el chasis y el tren de motriz. Colin Chapman diseñó una nueva carrocería, modificaria el motor, así como la suspensión convenientemente adaptadas para poder competir en competiciones locales de trial, una modalidad de competición muy popular en la época.


Con los fondos obtenidos con los éxitos del Lotus Mk-I y la experiencia obtenida con su participación en competición, Colin Chapman desarrolló el nuevo Lotus Mk-II, para este también tomaria la base del pequeño Austin Seven un coche barato y fácil de encontrar, sobre este chasis monto una mecánica Ford en un primer momento, la mecánica procedia de un Ford 8 Hp pero posteriormente fue sustituido por la de un Ford 10 Hp, todo ello recubierto de una nueva carrocería diseñado propio. De nuevo en Lotus Mk-II se mostro de nuevo competitivo venciendo carrera tras carrera.

Estos buenos resultados animaron a Chapman en seguir recorriendo este duro camino de la competición. Para enero de 1951, ya estaba terminado el nuevo Lotus Mk-III. Este nuevo automóvil estaba pensado para competir en circuito, en concreto en la Fórmula 750 cc. Siendo este un punto de inflexión para la marca, puesto que  se descubrió al mundo de la competición, un nuevo fabricante: Lotus. Esto se debía al simple hecho de que con Colin Chapman al volante, el Lotus Mk-III ganaba constantemente cualquiera de las pruebas en las que tomara la salida, siendo claramente más rápido que cualquiera de sus rivales de la Fórmula 750 cc. Además de eso, el Lotus Mk-III mostró lo que serían todas las características básicas de los futuros Lotus: ligero, pequeño y sencillo. Ademas se trataba de un automóvil con unas características muy innovadoras que no solo destaco, sino que se convirtió la referencia de su categoría.


En 1952 fundó la Lotus Engineering Company con 25 libras esterlinas prestadas por su novia y posteriormente esposa, Hazel Williams, y con Michael Allen como socio. En este tiempo llegaría el Lotus Mk-IV, y el primer Lotus pensado para la calle, el Lotus Mk-VI. Con el tiempo Collin Chapman supo rodearse de los mejores colaboradores poblibles, entre ellos destacan los talentosos ingenieros Mike Costin, Keith Duckworth, los creadores Cosworth o de tal Graham Hill, un desconocido que llegaría convertirse en bicampeón del mundo de fórmula 1.

Entretanto, seguía compitiendo con sus automóviles de competición, logrando numerosos éxitos en carreras, aunque nunca llegaría a ser reconocido internacionalmente como un gran piloto. Para 1954, intentaría inscribirse en los 1.000 Km de Nürburgring, pero se le denegará la inscripción por falta de experiencia, una precaución que se tomaban para proteger a los novatos de un circuito tan peligroso como el alemán. Por otra parte si lograría participar en las 24 Horas de Le Mans, en concreto tomaría la salida en 1955 con el nuevo Lotus XII compartido con Ron Flockhart, pero lamentablemente no lograría terminar, para la temporada siguiente volvería a intentarlo con el mismo modelo, pero esta vez con Herbert MacKay-Fraser de compañero, aunque de nuevo no lograría terminar. En 1957, estaba planeado competir pero no llegaría a comenzar la prueba, lo intentaría una última vez para a temporada de 1959 pero jamás llegaría a volver competir en la mitica prueba francesa.


En su larga lista de participaciones cabe destacar su participación en 1957 en las 12 Horas de Sebring, al volante de un Lotus Mk-XI, compartido con Joe Sheppard y Dick Dungan. Terminado en una meritoria decimoprimera plaza en la general, asi como una victoria en su categoría. El siguiente año, participaría en la misma prueba de resistencia con un Lotus Mk-XI, junto al piloto de Cliff Allison, terminando en una nada despreciable sexta posición.


La verdad es que Colin Chapman fue un brillante piloto amateur en todo tipo de pruebas, tanto de sport, como gran turismo o incluso Fórmula 2, llegando incluso a conquistar el subcampeonato británico de Formula 2 de 1956. Siendo ese mismo año en que apareció su primer monoplaza internacional de Fórmula II, el Lotus XII. Aquella temporada tuvo lugar, su primera y única incursión en el mundo de la Fórmula 1, este tendría lugar en el XLII Grand Prix de l'ACF, disputado en el mítico trazado francés de Reims-Gueux. Al volante de un Vanwall, marca de la que era consultor, disputo los entrenamientos oficiales, donde obtendría el quinto mejor tiempo, lamentablemente sufrió un accidente con su compañero Mike Hawthorn en Thillois. Por mucho que los mecánicos intentaron reparar ambos coches, tan solo pudieron reparar uno, el de Hawthorn, quedándose así Colin Chapman sin poder tomar la salida del gran premio. Seria en 1959 cuando tendria lugar su despedida definitiva de la competición para dedicarse en cuerpo y alma, a su labor de diseñar y crear automóviles, así como a su fábrica.

Poco a poco, gracias a los esfuerzos redoblados, sus monoplazas comenzaron a cobrar relevancia. Sus ligeros y espartanos deportivos, se ganarían un nombre internacional en todas las carreras a lo largo del planeta. Uno de los grandes momentos de su historia en la Fórmula 1, seria el Gran Premio de Mónaco de 1960, donde Stirling Moss, con un Lotus XVIII con motor Coventry Climax, obtendría la victoria, la cual seria la primera de un larga lista de victorias de Lotus en Fórmula 1, aunque esta seria obtenida por un equipo privado. Laa primera victoria del equipo oficial: Team Lotus, se haria esperar hasta 1961 cuando Innes Ireland vencería en el Gran Premio de Estados Unidos celebrado en Watkins Glen.


A lo largo de los años, la gran audacia de Colin Chapman, le permitió introducir y renovar el conceptos como el chasis de viga central, el chasis tubular, el bastidor monocasco, la carrocería de fibra de vidrio, el motor portante, los implementos aerodinámicos, el efecto suelo, la suspensión activa, también hay que sumarle la realización de un fórmula 1 de cuatro ruedas motrices, el Lotus 63 de 1969, amén de otras muchas innovaciones. Otro apartado, en el que Collin Chapman seria pionero, fue en la venta de la de espacios publicitario en los monoplazas de Gran Premio a los sponsors, inaugurando en 1968 una nueva etapa en la fórmula 1, lo que traería la desaparición de los ya tradicionales colores nacionales que habia pintado los coches desde principio de siglo.

Seria en 1962, cuando el piloto norteamericano Dan Gurney invitaría a Colin Chapman a míticas 500 Millas de Indianápolis, con la intención de convencerle para crear un automóvil de competición capaz de ganar la famosa “brickyard”, Chapman pensó en construir un nuevo automovil,
el Lotus 29 este sería un ligero monoplaza de motor central, para el que Ford modificaría convenientemente el nuevo motor V8 del Ford Fairlane, obteniendo 375 cv y a 7.200 rpm. Chapman seguía asi los pasos de Jack Brabham, que había sido noveno en la Indy 500 en 1961 con un pequeño Cooper-Climax. Con ese coche, Jim Clark estuvo a punto de ganar la carrera de 1963, el cal volante de un Lotus 38 este montaba un de nuevo motor V8 de Ford, convirtiéndose así en el primero automóvil de motor central en ganar las 500 millas de Indianápolis.


En 1962, traería también el primer campeonato de constructores para Lotus, además del primer campeonato del mundo de pilotos para Jim Clark. Para 1965 el Team Lotus repetiría éxitos con otro nuevo campeonato del mundo de constructores, además del segundo título para Jim Clark. Con la aparición del Lotus 49, vería la luz otra de las obras maestras de Colin Chapman, gracias al famoso motor Ford DFV V8 Cosworth creado por Keith Duckworth y Mike Costin, lograría un éxito arrollador en competición. Este legendario motor Ford DFV V8 de Fórmula 1, durante sus años en competición ganaría la asombrosa cifra de ciento ocho Grandes Premios, por no contar las victorias en sport, prototipo y demás competiciones.


El apartado mas aciago, sería fragilidad que siempre fue achacada a sus automóviles, debido fundamentalmente al concepto de adelgazadas al máximo para ahorrar peso, una de las máximas del Colin Chapman. Esta ligereza estructural, fue causante de diversos accidentes de graves consecuencias como por ejemplos los accidentes de Ireland, Moss, Clark, Rindt, o Peterson. No todos ellos se podían achacar a un error de diseño pero afectaron seriamente a Colin Chapman. En particular, la muerte del gran Jim Clark en 1968, el piloto ideal de Lotus, con quien se encontraba ligado por una especial empatía, le sumió en una profunda depresión anímica. Puesto que siempre estaban juntos, para lo bueno y para lo malo. Se compenetraban perfectamente, a lo largo de los muchos momentos de gloria que compartieron, intercambian miles de confidencias y felicitaciones mutuas. Hasta le punto de que Jim Clark fue el mejor piloto que Colin Chapman habría podido soñar para sus Lotus; el único.


A lo largo de los años, lograría obtener siete campeonatos mundiales de constructores y otros seis de pilotos, pero poco a poco, iria perdiendo importancia hasta desaparecer de la Formula 1, aunque esto nunca llegaría a ser visto por el genial Colin Chapman. La última victoria, que celebraría llegaría gracias a un inspirado Elio DeAngelis, en el Gran Premio de Austria 1982, la cual Colin Chapman celebraría por enésima vez a su manera habitual: con un salto en la línea de boxes o arrojando su gorra al aire. Tan solo 4 meses después, el jueves 16 de Diciembre, desaparecería de este mundo por un fallo cardíaco el genial ingeniero británico. Esta prematura muerte con tan solo 54 años nos privo de poder ver algún otro genial hallazgo, pero dejándonos un legado que perdura todavía inalterado en los Lotus actuales, aunque lejos de sus grandes proyectos.


- Un Cordial Saludo

    Motor Historia

2 comentarios:

  1. Hola.

    Permitidme que os felicite por vuestro blog sobre la historia del automóvil, un tema que me interesa mucho. El artículo sobre Chapman es muy bueno y está muy bien documentado.

    También quisiera haceros una pequeña crítica: tenéis que mejorar mucho la redacción de los artículos, pues algunos párrafos son difíciles de entender correctamente debido a lo mal redactados que están (palabras repetidas, signos de puntuación mal empleados, a veces faltan artículos, etc.).

    Espero que esta pequeña crítica os sirva para mejorar aún más vuestro muy interesante blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas Gracias, ante todo me gustaria agradecerte tanto los comentarios positivos asi como los criticos, los cuales nos ayudan mucho a mejorar poco a poco. Intentaremos mejorar la redaccion y estar mas atento a esos detalles.

      Un Cordial Saludo y Muchas gracias

      Eliminar